El polifacético deportista vasco afronta su participación en la carrera de El Paso como “un reto” y promete hacer una salida muy fuerte y dar caña”

Aventurero y deportista multidisciplinar. Ese es Oier Ariznabarreta, otro corredor élite que se suma a la Maratón de una décima edición de Reventón El Paso Fred.Olsen Express que ya va tomando forma y tiene confirmada la presencia de atletas de primer nivel, como Pablo Villalobos, Eli Gordón o la subcampeona del mundo Sheila Avilés.

Oier Ariznabarreta no es un corredor habitual, como los muchos que se conocen y que están en primera fila. El corredor vasco, campeón en Otañes en 2019 del Campeonato de España de Carreras por Montaña en Línea FEDME, es un atleta explosivo que va a cuchillo desde la salida. Sus muchos entrenamientos en la pista lo convierten en un corredor muy rápido que intenta tomar ventaja al principio y mantenerla después. Tan habituado está a correr en asfalto o pista que en su última competición, el Maratón de Sevilla celebrado el pasado fin de semana, Oier voló sobre el trazado hispalense marcando un tiempo en meta sobresaliente. 2 horas 17 minutos 43 segundos. Pablo Villalobos, otro habitual del asfalto (de hecho pasó de él a la montaña) entró en meta en la misma prueba marcando un crono de 2 horas 29 minutos 03 segundos. Por lo tanto se verá un bonito duelo en Reventón El Paso Fred.Olsen Express de dos corredores que entienden el trail running como un deporte espectáculo. Queda claro que el asfalto y la montaña no son incompatibles y está visto que son cada vez más los atletas que incluyen entrenamientos y carreras de asfalto para preparar sus objetivos de trail.

Pero Oier es mucho más que un corredor que lo hace igual de bien en el monte que en la carretera, o en el tartán. Lo suyo también es la bicicleta. En 2014 hizo una gran actuación en el Campeonato de España de duatlón, donde finalizó segundo, y mucho antes, entre el 2008 y el 2009, se echó la maleta a la espalda y completó una vuelta al mundo sobre su bicicleta. “El Reventón lo afronto con mucha ilusión. Es una carrera un tanto diferente a las que suelo planificar en mi calendario y eso mismo me motiva y hace que tenga ilusión por disputarla. Me da un poco de miedo el calor que pueda hacer, ya que no estoy acostumbrado. Tampoco estoy habituado a participar en carreras tan largas, pero lo afronto como un reto. Haré una salida fuerte, como es habitual, y espero que las piernas aguanten. Me han contado que es una carrera bastante rápida, salvo algunos tramos que son bastante técnicos, pero aprovecharé los que sean de correr para meterle caña”, asegura el atleta